Restauración de Luces Delanteras y Tranceras

Los faros (y el parabrisas) son los ojos de su vehículo. Con el paso del tiempo, una inmensidad de partículas de la carretera se van adhiriendo a la parte delantera de nuestros automóviles, lo que hace que la parte delantera de los faros se tornen opacos y borrosos. Esto disminuye la intensidad de la luz que proporcionan sus faros, y dificulta su visión cuando usted conduce en la oscuridad. Si bien siempre puede reemplazar un faro desgastado, la solución más económica y sencilla es simplemente restaurarlo

¿Por qué debo preocuparme por mis faros delanteros?

Los contaminantes ambientales están a nuestro alrededor y son inevitables para la parte delantera de su vehículo. Los faros delanteros están hechos de plástico de policarbonato, un material poroso. Aunque proporciona una protección sólida para la bombilla y ayuda a la aerodinámica del vehículo, la capa protectora no es duradera. Estas erosiones menores se acumulan unas sobre otras, creando una capa exterior que nubla el faro y refleja la luz de la bombilla hacia el interior del vehículo en lugar de proyectarla sobre la carretera. Esto hace que la conducción nocturna no solo sea más difícil, sino también peligrosa. Restaurar los faros delanteros es una forma sencilla y eficaz de mantener su seguridad.

Ir arriba